54 Maneras de Ahorrar Dinero

General

  • Ahorre sus monedas. El guardar cincuenta centavos cada día por un año, le permitirá a usted  ahorrar casi el 40% de un fondo de emergencia de $500.
  • Mantenga un registro de sus gastos. Por lo menos una vez al mes, use los registros de su tarjeta de crédito, cuenta de cheques y otros para revisar lo que ha comprado. Entonces, pregúntese a sí mismo si tiene sentido el reasignar algunos de estos gastos a una cuenta de ahorros de emergencia.
  • Nunca compre impulsivamente los artículos caros. Piense bien cada compra de artículos caros por lo menos por unas 24 horas. Al seguir este principio usted tendrá muchas menos compras de qué arrepentirse y tendrá mucho más dinero para ahorros de emergencia. 
  • Use las tarjetas de débito y de crédito de manera prudente. Para minimizar los cargos por intereses, trate de limitar las compras con tarjetas de crédito a una cantidad que usted pueda pagar en su totalidad a fin de mes. Si usa tarjetas de débito, no cuente con la función de sobregiro para gastar dinero que no tiene. Con cualquiera de estos métodos, usted tendrá más dinero disponible para ahorros de emergencia. 
  • ¿Está buscando una manera eficaz de establecer un presupuesto? Comience el primer día del nuevo mes adquiriendo un recibo para todo lo que usted compre. Organice los recibos y repáselos al final del mes, y verá claramente en qué está gastando su dinero.
  • Le conviene cuidar su salud dental, ya que una buena rutina de limpieza ayuda a evitar los rellenos, tratamientos de canales (root canals) y coronas, que cuestan mucho y no son nada divertidos.
  • La mayoría de las personas no llevan la cuenta de lo que gastan y talvez no se den cuenta cuando los gastos suman más de lo que su presupuesto puede pagar.  Para mantener un registro de lo que usted gasta, escriba en sobres lo que cree que debe de gastar al mes en transporte, comida, entretenimiento, etc. Esto le ayudará a evitar comprar cosas que no necesita, y lo que le sobre lo puede ahorrar.
  • Aproveche los descuentos y/o programas de incentivos ofrecidos a través de su empleador. Por ejemplo, si la compañía con que trabaja ofrece tarifas descontadas para computadoras, membresías para gimnasios, boletos de cine y pases para festivales de verano, ¡aprovéchelas! Revise el sitio web de la compañía o consulte con el representante de recursos humanos. Y no se olvide del mejor negocio de todos ¡el invertir en su plan 401(k)!
  • Una manera de establecer una disciplina de ahorro es el “ahorrar” una cantidad igual a la que gasta en placeres innecesarios. Guarde en un envase de galletas una cantidad igual para los gastos de cerveza, vino, cigarrillos, café, etc. Si no puede permitirse el lujo de ahorrar la cantidad equivalente, entonces usted no puede permitirse el café “latte” descremado de almendra de $4.
  • Tome el precio del artículo y divídalo por la cifra de lo que usted gana por hora. Si el artículo es un par de zapatos de $50 y usted gana $10 por hora, pregúntese a sí mismo ¿de verdad valen esos zapatos esas cinco largas horas de trabajo? Esto ayuda a poner las cosas en perspectiva.
  • Propóngase metas de corto plazo, tal como el ahorrar $20 a la semana o al mes en vez de metas de largo plazo, como ahorrar $200 en el transcurso de un año. Las personas ahorran con más éxito cuando mantienen una meta de corto plazo a la vista.
  • Ahorre dinero comprando artículos en línea, en cantidades grandes.  Algunas compañías ofrecen envío gratis para las órdenes grandes. A veces hay artículos en liquidación disponibles y se pueden encontrar buenos ahorros en comestibles no perecederos y pañales.  ¡Esto le ahorra tiempo y dinero!

 Comida

  • En vez de comprar bebidas de café caras, sustitúyalas con café.  Los $2 al día que usted bien pudiese ahorrar al comprar café en vez de un “cappuccino” o “latte” le permitiría a usted, durante el transcurso de un año, reunir un fondo de emergencia de $500 completo.
  • Traiga su almuerzo al trabajo. Si el comprar almuerzo en el trabajo le cuesta $5, pero el preparar el almuerzo en la casa solamente le cuesta $2.50, entonces en un año, usted pudiera establecer un fondo de emergencia de $500 y aún tener dinero de sobra.
  • Coma fuera de la casa una vez menos al mes. Si le cuesta $25 comer fuera de la casa, pero solamente le cuesta $5 comer en la casa, entonces los $20 que usted ahorra cada mes le permiten casi completar lo de una cuenta de ahorro de emergencia de $500.
  • Compre comida con una lista y adhiérase a ella. Las personas que compran comida con una lista, y muy poco adicional a eso, gastan mucho menos dinero que aquellos que deciden qué comprar cuando se encuentran en la tienda de comida. Los ahorros anuales pudieran fácilmente sumar cientos de dólares.

Medicamentos con Receta y Medicamentos de Venta Libre

  • Pida a su médico que considere recetarle medicamentos genéricos. Los medicamentos genéricos pueden costarle anualmente varios cientos de dólares menos que los medicamentos de marca.
  • Encuentre donde puede comprar los medicamentos con receta a precios más bajos. Asegúrese de verificar los precios no solamente con su farmacéutico local, si no también con los supermercados, centros de descuentos en el área y farmacias de pedidos por correo.
  • Compre medicamentos de venta libre de la marca de la tienda. Con frecuencia, los medicamentos de la marca de la tienda cuestan entre un 20 a un 40 por ciento menos que las marcas que se anuncian a nivel nacional. Los ahorros pudiesen fácilmente sobrepasar los $100 al año.

 Banca

  • Evite todos los meses el escribir cheques sin fondo o el pagar cuotas por sobregiro en su cuenta.  Los $20 a $30 que usted se ahorra cada mes al no escribir cheques sin fondos, le ahorraría suficiente dinero para casi completar un fondo de emergencia de $500.
  • Reduzca su deuda de tarjetas de crédito por el monto de $1,000. Esa reducción de deuda de $1,000 probablemente le ahorrará a usted entre $150 y $200 al año, y mucho más si usted está pagando tasas punitivas del 20-30%.
  • Haga a tiempo el pago mensual de sus tarjetas de crédito. Los $30 a $35 que usted se ahorra cada mes cuando no le cobran cargos por morosidad en una tarjeta de crédito, le ahorrarían la mayor parte de los $500 necesarios para ahorros de emergencia.
  • Use sólo los cajeros automáticos (ATMs) de su banco o cooperativa de crédito. El usar una vez por semana el cajero automático de otra institución financiera puede costarle $3 por cada retiro, o más de $150 en un año.

 Seguros

  • Compare el costo del seguro de automóvil y de vivienda: Cada año, antes de renovar sus pólizas existentes, verifique las tarifas de las compañías competidoras (vea el sitio web del departamento de seguros del estado donde usted reside). Es posible que las primas anuales sean unos cientos de dólares más bajas.
  • Aumente los deducibles del seguro de automóvil y de vivienda: El estar dispuesto a pagar entre $500 a $1,000 por un reclamo, en vez de sólo pagar entre $100 y $250, puede reducir las primas anuales por cientos de dólares.
  • Evalúe su necesidad de cobertura de seguro de vida. Si ahora sus hijos viven por su cuenta, o si su cónyuge trabaja, es posible que no necesite tanta protección de un seguro de vida.  El monto de las primas anuales de una póliza de vida de término puede típicamente reunir los fondos para una cuenta de ahorros de emergencia.
  • Considere eliminar la cobertura de seguro de crédito en préstamos a plazos. Muchos consumidores no necesitan seguro de crédito porque ellos tienen suficientes activos para protegerse ellos mismos en el caso de que fallecieran, sufriesen una incapacidad, o quedasen cesantes. El cancelar esta cobertura reduce frecuentemente los costos de financiamiento por tres puntos de porcentaje, ahorros de cerca de $1,000 en un préstamo a plazos por el monto de $20,000 por cuatro años.

 Transporte

  • Mantenga afinado el motor de su vehículo y las llantas infladas a la presión apropiada. El hacer ambas cosas le puede ahorrar a usted hasta $100 en gasolina al año.
  • Compare los precios de la gasolina.  Usted puede ahorrar cientos de dólares al año al comparar precios en las diferentes estaciones y al usar la gasolina de más bajo octanaje (recomendada en el manual del auto).
  • Evite arranques y paradas súbitas al conducir su vehículo. Con el tiempo, usted ahorrará cientos de dólares en gasolina y en costos de mantenimiento más bajos.
  • Use el taxi con menos frecuencia. El usar transporte público en vez de tomar taxis puede ahorrarle entre $5 y $10 por viaje o más. Si usted usa taxis a menudo, los ahorros pudieran financiar completamente su cuenta de ahorros de emergencia.
  • Consulte todas las líneas aéreas para conseguir tarifas baratas. Ya que ningún sitio web enumera todas las líneas aéreas de descuento, también vea los sitios web de aerolíneas de bajo costo como Southwest y Jet Blue, quizás se ahorre cientos de dólares.

 Vivienda

  • No pague por espacio que no necesita. Los estadounidenses tienen casas y apartamentos relativamente grandes.  Piense en cómo usar el espacio más eficientemente para poder comprar o alquilar menos pies cuadrados.
  • Viva relativamente cerca de su lugar de trabajo. Aunque no siempre es posible, el conducir 5,000 millas menos al año puede reducir los costos de transporte por más de $1,000.
  • Procure refinanciar su hipoteca para reducir los cargos por intereses. Considere la posibilidad de  refinanciar su hipoteca para reducir la tasa de interés y el plazo.  Para una hipoteca de $100,000 con una tasa fija por 15 años, el reducir la tasa de un 7% a un 6.5% le puede ahorrar a usted más de $5,000 en cargos de intereses en el plazo del préstamo. Por cada $100,000 que usted tome prestado a una tasa de un 7%, usted pagará más de $75,000 menos en intereses en una hipoteca a una tasa fija por 15 años comparado con una hipoteca a una tasa fija por 30 años. Y, usted acumulará capital sobre su propiedad más rápidamente, aumentando así su habilidad de cubrir gastos grandes en caso de emergencia.
  • Elija cautelosamente a los contratistas de reparaciones en el hogar. Favorezca a quienes hayan hecho con éxito trabajos para personas que usted conoce. Siempre insista en recibir una oferta con un precio fijo y por escrito. No efectúe pago total del proyecto hasta que el trabajo se haya completado satisfactoriamente.

 Calefacción y Enfriamiento de Vivienda

  • Solicítele a su compañía local de electricidad o gas que conduzcan una auditoría, gratuita o de bajo costo, del uso de la energía en su hogar. La auditoría pudiera revelar maneras económicas de reducir sus costos para calentar y enfriar su hogar por cientos de dólares al año. Tenga en cuenta que un período de recuperación de costos de al menos tres años, o aún en cinco años, comúnmente podrá ahorrarle mucho dinero a largo plazo.
  • Proteja su casa del clima. Selle huecos y grietas que dejan escapar el aire caliente en el invierno y el aire frío en el verano. Su ferretería local tiene materiales, y muy posiblemente consejos útiles acerca de cómo detener de manera económica la pérdida indeseada de calor o frío.
  • Use revestimientos de ventanas para bloquear el sol o dejar que entre la luz solar. En el verano, úselas para bloquear la luz solar, así manteniendo su casa fresca. En el invierno, abra las cubiertas para que la luz solar caliente su casa. Usted podría fácilmente ahorrar más de $100 al año y estar más cómodo.

Ropa

  • Busque ventas especiales en centros de liquidación (outlets). Hay diferencias enormes en los precios entre la ropa en venta en tiendas de descuentos y la ropa que se vende regularmente en muchas tiendas por departamento y boutiques, aunque, tenga en mente que con frecuencia los precios en éstas últimas se descuentan mucho.
  • Considere la opción de comprar ropa previamente usada en Good Will, tiendas de segunda, o tiendas de gangas en escuelas o iglesias.  Con un poco de esfuerzo, usted puede encontrar artículos de ropa de alta calidad a bajo precio que puede usar por muchos años.
  • Evalúe la calidad de la ropa al igual que el precio.  Una camisa o abrigo de bajo precio no es una ganga si se daña en menos de un año. Al seleccionar su ropa, considere la tela, las costuras, la manera apropiada de lavarla y otros factores relacionados a la calidad.
  • Limpie su ropa sin gastar mucho dinero. Lave y planche su ropa usted mismo. Si usa los servicios de una tintorería, compare los precios en diferentes establecimientos.  Una diferencia de 50 centavos en lavar una camisa, por ejemplo, puede sumar al año hasta $100.

Comunicaciones

  • Evalúe sus costos de comunicación. Según aumentan el uso de la Internet y de los sistemas inalámbricos, muchos consumidores están pagando de más para tener capacidad de comunicación que no necesitan. Por ejemplo, si usted tiene un teléfono celular y dos líneas de teléfono, una para su computadora, considere el recibir llamadas personales en su celular para poder renunciar a una de las líneas de teléfono.
  • Comuníquese por correo electrónico en vez de hacerlo por teléfono. Si usted tiene acceso a comunicarse en línea, la comunicación por correo electrónico es virtualmente gratis. Aún para los abonados, las llamadas por líneas terrestres e inalámbricas a menudo conllevan cargos por minuto.
  • Esté consciente de los costos del uso de celulares y de cómo reducirlos. En muchos hogares el uso del teléfono celular ha aumentado los gastos de comunicación dramáticamente. Tenga claro lo que significan los períodos de máxima actividad para hacer llamadas, el área de cobertura, servicio itinerante (roaming) y los cargos por cancelación.  Asegúrese de que su plan de llamadas coincide con el patrón de llamadas que usted hace regularmente.

 Entretenimiento

  • Investigue formas de entretenimiento gratuitas o de bajo costo en su comunidad. Use los periódicos locales y sitios web para averiguar sobre parques, museos, proyección de películas, eventos deportivos, y otros lugares gratis o a bajo costo que usted y su familia disfrutarían.
  • Cancele los canales de cable por suscripción (Premium) o mejor aún, cancele el servicio de cable en su totalidad. Es mucho más barato alquilar una película a la semana que ver una en esos canales que pudiese costar más de $500 al año.
  • Tome libros prestados en vez de comprarlos. El tomar libros prestados y leer las revistas en su biblioteca local, en vez de comprar material para leer, le puede ahorrar cientos de dólares al año.
  • Asista a eventos de deportes en las escuelas secundarias en vez de los eventos  en las universidades o a nivel profesional. Los eventos en las escuelas secundarias raramente cuestan más de $5 y con frecuencia son gratis, con los “hot dogs” y sodas típicamente de venta a $1-2. Los juegos de fútbol y baloncesto profesionales o universitarios rara vez cuestan menos de $20, y la comida es mucho más cara.

 Con la Familia y Amigos

  • Planifique los obsequios con mucha anticipación. Esto le dará tiempo para decidir cuáles regalos son los más apropiados, por lo general no son los más caros. Y si estos regalos tienen que ser comprados, usted tendrá la oportunidad de buscar ventas especiales.
  • Platique sobre los límites de gasto para regalos con el resto de la familia. Estos límites no sólo reducen los gastos, pero también son apreciados por los familiares de más bajos recursos.
  • Reúnase con amigos durante comidas que todos comparten en vez de salir a un restaurante.  Debido a que uno quiere ser generoso con amigos y familiares, esto pudiese representar un gran ahorro.
  • Considere la posibilidad de escribir cartas en vez de hacer llamadas telefónicas frecuentes. Usualmente las cartas bien pensadas son mucho más valoradas que las conversaciones telefónicas, con frecuencia quienes reciben las cartas las guardan para leerlas nuevamente en el futuro.

 

Consejo del Día

  • Written by Tammy G. Bruzon | July 23, 2015

    La primera estrategia para ahorrar: Salde las deudas de alto costo http://ow.ly/PZROg

Saver Stories View all »

Challenging Herself to Save

Written by Sara Cooper | April 15, 2014

It all started when Marchale Burton overheard Alabama cooperative extension colleague Isaac Chappelle, coordinator of Alabama Saves, explaining how saving just a little bit – even change – is all it takes to become a saver. “I thought about that,” Burton said, “and wanted to see if it would work.” So, she challenged herself to see how much change she could save.

Read more...

Taking Steps Toward Financial Fitness

Written by Tammy G. Bruzon | November 7, 2014

Nicky Vasquez learned about Virginia Saves when she attended her first class with Bank On Virginia Beach. The instructor shared how important it was to have a written savings goal, and the entire class joined Virginia Saves as the first step toward financial fitness.

Read more...

Jump-Starting a Financial Makeover

Written by Katie Bryan | October 28, 2013

Nichelle Johnson, a single mom with two teenage children, knows what it’s like to stretch a dollar. When she moved back to Virginia Beach in 2008, she provided for her family with just a part-time library position.

Read more...